Personal de escuelas de Ahuacatlán e Ixtlán piden asesoría de LANIIA Nayarit

La reunión virtual se realizó el lunes 6 de septiembre, con la intención de disipar dudas, luego de la detección de dos casos en la Escuela Primaria “José María Morelos”, ubicada en Ahuacatlán.

Tepic, Nayarit, 20 de Septiembre del 2021

La reunión virtual se realizó el lunes 6 de septiembre, con la intención de disipar dudas, luego de la detección de dos casos en la Escuela Primaria “José María Morelos”, ubicada en Ahuacatlán.

“Como escuela, nos gustaría saber exactamente cómo llevar a cabo los filtros, yo creo que fallamos en la primera semana, lo único que se hizo a la entrada fue tomar temperatura y aplicar gel, enseguida entraban al salón, desinfectaban su silla, se sentaban y empezábamos a trabajar”, contextualizó Lizabel Martínez, maestra de la escuela primaria José María Morelos, ubicada en Ahuacatlán.

Añadió que en la dinámica para atender a la matrícula de hasta 400 alumnos de manera presencial, el grupo de cada salón se dividió en dos, de tal forma que el primer grupo acudía lunes, miércoles y viernes, y el segundo, los días martes y jueves, para trabajar incialmente tres horas (después aumentó a cuatro), con un receso escalonado de 15 minutos para salir a comer.

Pero el miércoles 1 de septiembre una madre de familia llamó para informar que tenía síntomas de la Covid-19, para entonces, el hijo de quinto grado ya había asistido a una sesión de aprendizaje y el de primer grado, a tres. La recomendación que le hicieron fue que no mandara a los niños a la escuela y ella se hiciera una prueba.

“Cuando salió positivo nos avisó y nos hizo saber que ellos (el alumno de primero y quinto grado) también tenían síntomas, fue cuando le dimos el reporte a la directora, la directora a supervisión, supervisión a jefa de sector e interrumpen las clases presenciales el día de hoy y enseguida, que es para mañana, entrarían todos los niños de nuevo a la escuela, llevando el mismo mecanismo de la semana pasada (la mitad del grupo y respetando los días establecidos); y los de primero y quinto grado, que son donde están los niños infectados, no irían esta semana. No sé si realmente ese es el mecanismo que se tiene que llevar”, dijo la maestra Martínez.

Debido a esta situación y el caso detectado anteriormente en la escuela secundaria “Oliverio Vargas”, también en Ahuacatlán, este último publicado hace unos días en medios locales; es que personal docente, directivo, administrativo y de salud de las escuelas secundarias “Oliverio Vargas” y “Revolución”; de las primarias “Plan de Ayala” y “José María Morelos”, del colegio “Fray Pedro de Gante”; de los jardines de niños “Federico Froebel” y “María Montessori”; de la Preparatoria no. 8 de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) y secundaria general “Lázaro Cárdenas”, ubicada en Ixtlán del Río; solicitaron un conversatorio con el doctor Manuel Iván Girón Pérez, responsable de LANIIA – Nayarit, para disipar dudas sobre cómo disminuir riesgos y evitar brotes de Covid-19.

Las recomendaciones

“Afortunadamente esta mamá actuó de manera correcta, todos los padres de familia tendrían que avisar ante cualquier síntoma de cualquier integrante de familia que vive en casa de sus alumnos. La comunicación con los padres es el filtro más eficiente en las condiciones que les pidieron regresar a clases”, dijo el doctor Iván Girón Pérez.

Precisó que cuando algún integrante de familia que vive con el estudiante presenta tos, gripa, temperatura, diarrea, pérdida de olfato, pérdida del gusto, dolor muscular, ojos llorosos y/o malestar general; el estudiante no deberá acudir a la escuela hasta que el familiar sintomático se haga una prueba de antígeno o PCR que descarte la Covid-19, “porque si el papá da positivo y el estudiante no y permiten que vaya a la escuela, el estudiante puede llevar el virus en cualquier momento, por lo que es mejor monitorearlo en casa, de 15 a 20 días”.

Durante la reunión virtual, Girón Pérez recomendó ventilar bien las aulas, impartir clases al aire libre, de ser posible, y tener uno o dos medidores de bióxido de carbono (CO2) por escuela  para medir la calidad del aire en las aulas con poca ventilación, considerando que a partir de 800 partes por millón (ppm) de CO2, las personas deberán salir del salón y esperar que las concentraciones de CO2 bajen, por motivos de seguridad.  

“No es que el aire con bióxido de carbono les haga daño, sino que en el salón cualquiera de los niños o el profesor, puede estar infectado sin darse cuenta y cuando el ambiente está muy viciado, la probabilidad de que ese virus llegue a otra persona que está a unos metros de distancia, es mayor”, explicó Girón.

También aconsejó las programaciones escalonadas (en recesos, rutina de lavado de manos, así como entradas y salidas de la escuela) para evitar aglomeraciones, mantener distancia dentro y fuera del aula, no entrar en pánico ante la detección de un niño positivo, puesto que en el balance de riesgo, la probabilidad de que éste desarrolle complicaciones es menor; pero es muy importante identificar oportunamente a las personas que tuvieron contacto con el positivo y enviarlos a casa por cinco días y al término del quinto día, sino presentan síntomas, se hagan una prueba de PCR y en caso de presentar algún síntoma, se recomienda hacer una prueba rápida de antígeno inmediatamente. Un resultado negativo permitirá regresar a clases presenciales con un menor riesgo de contagio.

“La prueba para las personas que no tienen síntomas, posterior al contacto, no se debe hacer antes de los cinco días porque si se infectaron el virus está en incubación y es posible que la prueba resulte negativa antes de los cinco días (falso negativo), no porque no se infectaron sino porque el virus todavía no se manifiesta”, afirmó el responsable de LANIIA.

Aclaró que aunque envíen a casa por cinco días a las personas que tuvieron contacto con un positivo, pero regresan a la escuela sin realizarse una prueba de antígeno o PCR,  la estrategia “no sirve de nada”, porque el problema radica en los niños asintomáticos, “y para la mala suerte la mayoría lo son”.

En su última intervención, la maestra Martínez mencionó que la situación es complicada y pasarían la información a sus supervisores y jefe de sector. Posteriormente el doctor Girón Pérez continuó disipando las dudas del resto de los asistentes, donde detalló que en caso de que Protección Civil no acuda a sanitizar el salón para ponerlo en cuarentena, el personal académico puede encargarse de la limpieza profunda (usando el cubrebocas correctamente), con trapeador y jerga con alcohol y cloro, y después de dos días del término de la cuarentena limpiarlo nuevamente para su uso.

El doctor Girón señaló que es importante que todo el personal docente y administrativo esté vacunado y expresó su preocupación por la segunda dosis de la CanSino. “La empresa que fabrica la vacuna hizo una recomendación al gobierno mexicano para aplicar un refuerzo a las personas a los seis meses, sin embargo, el gobierno dijo que eso no sería viable”, ante esto, “yo sí recomendaría a todos los que recibimos CanSino, que buscáramos otra vacuna antes del invierno, por ejemplo, si te vacunas con la primera dosis de AstraZeneca en noviembre, la segunda te la pones en enero, pero no es urgente porque ya nos vacunamos con CanSino. Lo ideal sería que nos vacunáramos con CanSino otra vez, pero yo estoy seguro que el gobierno ya no la comprará”.

Sin embargo, el doctor también cree que a partir de octubre, mes en el que “el Gobierno de México ha establecido terminar de vacunar a la población mayor de 18 años, las vacunas se van a aprobar”, y la ciudadanía podrá adquirirlas directamente. 


×

"Por lo nuestro a lo universal"

Escudo UAN
  • Ciudad de la Cultura "Amado Nervo"
  • Tepic, Nayarit. México. C.P. 63000
  • Tel: (311) 211 8800
  • contacto@uan.edu.mx
  • https://www.uan.edu.mx

Organizaciones

Acerca de