La justicia social desde la perspectiva filosófica

En la época contemporánea se piensa que el gran laboratorio para una sociedad futura descansa en las universidades, porque conjugan todas las potencialidades del ser humano: Salvador Mancillas

Tepic, Nayarit, 21 de Febrero del 2018

Salvador Mancillas Rentería, profesor investigador del Programa de Filosofía de la Unidad Académica Educación y Humanidades de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), en el contexto de la celebración del día internacional de la justicia social, compartió algunas reflexiones en torno a ese tema desde la perspectiva filosófica.

 Puntualizó que la cuestión de la justicia social es milenaria, inició cuando dejamos la fase de nómadas y transitamos a las culturas neolíticas, a los primeros asentamientos urbanos, donde ya hubo dificultad para alimentar a grandes masas de población, prosiguió explicando que el aspecto demográfico es una consecuencia de nuestras capacidades intelectuales por un lado, pero también, que van en contra de nuestra propia naturaleza, porque al mismo tiempo que nuestro cerebro desde el punto de vista de la inteligencia es poderoso, sin embargo, ese cerebro, dicen los científicos fue diseñado por la evolución para pequeños grupos y la afectividad humana, las emociones son una especie de motorcitos que hacen cohesivos a pequeños grupos de individuos, pero no a grandes masas,

 El investigador sostuvo que ese tema inquietó a los primeros pensadores, mencionó que desde el punto de vista de la religión buscaban el amor universal, precisamente en un afán de polaridad del espíritu y de la moral, buscar la cohesión y la justicia.

 Señaló que en el caso de Grecia, hay un diálogo de Platón que específicamente habla de la justicia y él se plantea con gran profundidad que la cuestión es analizar el deseo humano, o sea, el deseo humano siempre tiende a buscar las satisfacciones personales, el asunto es que para poder lograrlo mejor también debe estar en un mundo mejor, es decir, debe haber compatibilidad, es decir, lo que tu deseas y la armonía con respecto a los demás, que es la parte más difícil.

 Luego la doctrina liberal cambió las relaciones sociales, se decía que el equilibrio de la sociedad humana se va a solucionar si el individuo busca su propia satisfacción; en una economía de mercado se van a crear necesidades y se van a hacer aportaciones que vienen a redundar en beneficio de la sociedad y por lo tanto sería una sociedad equilibrada, pero ya hemos visto que no, toda vez que en sus formas actuales son cada vez más actuales, menos distributivos.

 Mancillas Rentería expuso que entonces debemos cambiar de filosofía, sobre este punto planteó que en su opinión personal siempre ha pensado que el hombre es un animal que actúa en el presente pero pensando en el futuro, y ha habido en la historia una especie de laboratorios para construir a una sociedad mejor, sobre éste tema explicó que el primer gran laboratorio es el de los monasterios, donde a base de reglas rígidas se buscaba una sociedad mejor armonizada, y en la época contemporánea se piensa que el gran laboratorio para una sociedad futura descansa en las universidades, porque conjugan todas las potencialidades del ser humano, no obstante, puntualizó que también debemos transformar las propias universidades, pues se tiene el lastre de que no se ha tenido capacidad de crear comunidades de conocimiento o aprendizaje, lo que tenemos son individuos que andan compitiendo por becas, que escriben artículos como un lujo, pero sin embargo, no hacen ciencia y si hacen ciencia, ésta no impacta en la sociedad.

 El investigador planteó que lo que hay que hacer es abandonar las ideas liberales individualistas, para suscribir aquellas que armonizan tanto para el individuo como para los grupos, destacó que en la universidad es preciso promover valores que destruyan las doctrinas que nos hacen mucha mella, que se han discutido desde la antigüedad, como la cuestión del individualismo desde Platón, reflexionó sobre aquellos filósofos que apostaban sobre el individualismo, por el hombre más fuerte que imponga reglas y armonía, por lo que la tentación del autoritarismo siempre está presente.

 Finalizó abundando que la historia misma también ha demostrado que el autoritarismo genera desigualdades y conflictos, deseos de poder en otros grupos y siempre queda en el desposeído las esperanza de ser como el otro y eso lleva a un conflicto a las sociedades.

Área de Prensa de la UAN


×

"Por lo nuestro a lo universal"

Escudo UAN
  • Ciudad de la Cultura "Amado Nervo"
  • Tepic, Nayarit. México. C.P. 63000
  • Tel: (311) 211 8800
  • contacto@uan.edu.mx
  • https://www.uan.edu.mx

Organizaciones

Acerca de