Archivo

» Preocupante, el financiamiento de la educación superior: Ibarra Mendívil

México D.F. 22 de julio de 2002

fotoEn México se configura un escenario preocupante en el ámbito del financiamiento de la educación superior, tendencia que se debe, entre otros motivos, a la transición observada en la conformación de la planta académica de las instituciones públicas de educación superior, aseguró Jorge Luis Ibarra Mendívil.

El secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) explicó que se pasó de una planta académica predominantemente de tiempo parcial a una con creciente número de profesores de carrera, con el consecuente incremento de las prestaciones sociales y económicas.

A lo anterior se agrega la necesidad de contar con mejores condiciones para el ejercicio de la profesión académica y la racionalización del tamaño de los grupos, que siguió al proceso de masificación como la primera estrategia para mejorar la calidad de la educación superior, señaló al participar en el ciclo de conferencias y mesas redondas “El debate por la UNAM”.

También, dijo, influyen el vertiginoso aumento de los costos de la tecnología necesaria para la operación de los sistemas de información al servicio de los alumnos y profesores, así como de la misma gestión institucional, y a la necesidad de contar con programas y mecanismos para la modernización permanente de la infraestructura de las instituciones públicas de educación superior.

En el evento organizado por la Comisión Especial del Consejo Universitario (CECU) para el Congreso Universitario presentó la conferencia El financiamiento de la educación superior en México. Posibilidades y disyuntivas, donde se preguntó: ¿qué estrategia seguir como país para avanzar de manera sostenida en la dirección deseada de un financiamiento mayor para nuestras universidades?

La respuesta, afirmó, es el necesario planteamiento integral para que el desarrollo de la educación superior en México cuente con una política pública sostenida en materia de financiamiento. De lo contrario, año con año “nos seguiremos debatiendo y desgastando en un círculo sin salida en el que nos hemos estado moviendo los distintos actores políticos y educativos”.

En la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala agregó que en tanto se establece esa política es imperativo plantear el incremento del presupuesto destinado a la educación superior para el próximo año, como lo establecen los textos de la Ley General de Educación de 1993, del Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006, y del Programa Nacional de Educación para el mismo periodo, que se proponen expresamente aumentar los recursos a la educación y a la educación superior.

Destacó que de 1994 al 2001, el mayor crecimiento de la tasa anual de la matrícula de educación superior fue de 3.83%, frente a la anual del gasto federal en este nivel de 2.68%. Además, el decremento en el gasto por alumno en educación superior de 1994 al año 2001 fue de   5 %.

Asimismo, hubo desequilibrio en detrimento de la educación superior, indicó, pues si se compara el incremento del gasto federal a la educación básica pública de 1994 al 2001 (48.3%) y el destinado a la superior en el mismo periodo (23%), a pesar de que la matrícula en la primera sólo creció en 6.8% en el periodo mencionado, frente a un incremento de 29% de la de la segunda.

Finalmente, afirmó que debe aumentarse el gasto federal proyectado al año 2006, tomando en cuenta el crecimiento de la matrícula de educación superior pública a aproximadamente un millón 900 mil alumnos; si se mantiene la actual relación entre educación superior pública y privada, ello implica crecer en más de 600 mil alumnos en cinco años.


Haste fan Síguenos Visitanos Pregúntanos
Ir arriba